20 de febrero de 2017

Crítica: Dirk Gently y sus personajes femeninos.

Los personajes femeninos en Dirk Gently son casi anecdóticos, un ejemplo perfecto de cómo NO hacer personajes femeninos. 


Dirk Gently es una serie de un detective holístico, un hombre, que da título a la serie. Éste toma como compañero a Todd, personaje interpretado por el infravalorado Elijah Wood, otro hombre. Está basado en una trilogía de Douglas Adams, concebida en los años ochenta. Y tiene, o intenta tener, un aire cómico absurdo, conseguido en menos ocasiones de las que intenta. 

O sea, un detective que no es tal se ve mezclado en la desaparición de una chica, que investiga junto a alguien que no tiene ni idea, y empieza el desfile de rarezas. 

Puestos en situación, ¿por qué los personajes femeninos son un mojón? Principalmente porque los pocos que hay tienen unos arcos argumentales que son una basura, y están siempre ligados a los de sus compañeros. Pero, en serio, si fueran buenas secundarias tendría un pase, pero no. 

Hay tres personajes y medio femeninos, a saber:

Amanda

Amanda, Hannah Marks, es la hermana de Todd, sí, para describirla ya tengo que mencionar a un personaje masculino. Pero es que su papel es de hermana de Todd. Tiene una enfermedad rara, pararibulitis, y entonces Todd se siente responsable de ella. Lo máximo que avanza la trama de Amanda es con el gran enfado con su hermano (sí otra vez depende de un personaje masculino), que provoca que coja su propio camino, adivinad, con más hombres, con los Tres Pendencieros, que son los que la ayudan/salvan con su enfermedad.


Y todo esto impregnado con picos de drama bastante innecesarios que estropean «la locura» de la serie. No solo por los sentimientos de ella, sino de todos los personajes. Mira, en eso sí hay igualdad.

Farah

Jade Eshete cumple dos papeles: intentar interpretar el rol de mujer dura y darle ese toque interracial como protagonista. Todo muy simbólico y muy hueco, ya os lo digo. 

Farah podía haber sido un buen personaje, salvo que desde el minuto dos, porque en el uno está amordazada, es insegura y no se cree que valga y sea una buena guardaespaldas. Tranquilos, para decirle que es buena ya están los personajes masculinos, y bueno, el medio personaje femenino, pero eso es en el último episodio. 

Vale, podéis argumentar que esto es para humanizar al personaje, darle profundidad. Pero es que fijaos que siempre son las mujeres las inseguras, y me cansa. O, al menos, la forma en la que nos muestran que es insegura: llorando, siendo drama-girl; la hace tremendamente vulnerable y es la dura, como si no pudieran concebir que una mujer fuera dura y ya está. Digamos que tienen una forma de contarnos que es insegura que solo la usan con las mujeres. Así que su vagina ha afectado a la creación del personaje, así que por eso es mal. 
Si tu haces un personaje inseguro, la forma de mostrárnoslo debe ser indiferente ya tenga ese personaje pechugas o pene. Deberías poder contarlo indistintamente. Aquí no pasa eso. Es un poco cómo se creen los hombres que actúan las mujeres. Y si lo escribió Adams así, perfecto, pero la serie no está ambientada en los ochenta, si la modernizas, modernizas todo. 

Farah tampoco es relevante para la trama.

Un ejemplo que me enfadó mucho mucho, no me acuerdo en qué capítulo era, en el cuatro, creo; pero estaban Dirk y Todd en los túneles por debajo del pueblo siguiendo las pistas. Bien, la serie juega todo el tiempo con «todo está conectado», pero, fijaos, que quien tiene la llave para solucionar ese misterio es Amanda. Peeeero en unas pantallas, porque todo estaba predestinado a pasar, los nombres que aparecen son los de Todd y Dirk. Y sin Amanda no lo hubiesen visto. Y en el plano están los cuatro (Farah, Amanda, Dirk y Todd) y el protagonismo solo se lo dan a ellos. Digamos que luego podría haber tenido sentido todo esto de los nombres, por qué los sabía o por qué estaban solo esos dos. Pero no. El único que tiene sentido que conociera era el de Dirk, el de Todd no se explica, y si no se explica podían haberlas incluido a ellas, porque, oh, sorpresa, les están puto ayudando. Da igual, todo el mérito para ellos. Ellas son un cero a la izquierda, no vayamos a hacer personajes femeninos relevantes y coherentes.



Último apunte, a Todd le gusta Farah, han tenido el detalle de no meter un beso, pero obviamente no podía faltar que un personaje femenino despertara el interés sexual.

Bart

El personaje más divertido, o debería haberlo sido. Está desquiciada. Es holística, se guía por impulsos y es una asesina. Este personaje, de todas formas, es casi una excepción, porque está llevado muy al límite, no es un ejemplo de un personaje normal. Con lo cual se guía por diferentes normas sociales y los guionistas tienen más libertad para hacer lo que les dé la gana, por el paraguas de «locura» que todo lo cubre y todo lo justifica.

Pues aun así me da para escribir sobre ella, porque apenas tiene un plano sola. Todos sus diálogos los comparte con Ken, un personaje masculino. Aunque pueda parecer que el control de la situación lo tiene ella, porque es una asesina, Ken no para de adoctrinarla, le enseña que hay gente buena, que las sábanas son suaves, que las duchas son agradables. Le enseña el mundo que ella desconoce. Por supuesto al final ella le aprecia, o sea, que deja de ser una asesina independiente para tener sentimientos fraternales y depender de otra persona, y casualmente esa persona es un personaje masculino.



Lydia/Rapunzel

El papel que toda mujer querría sería interpretar a un perro. Eso es lo que hace Alison Thornton en toda la serie hasta el último episodio, donde por fin tiene diálogo. De hecho Rapunzel, el perro, aparece en los créditos de IMDB antes que la propia Alison, en fin.

No hay nada bien en este personaje. Ella es secuestrada. Secuestrada para chantajear a su padre. Y, por supuesto, tiene que ser salvada. Perpetúa la relación patriarcal más arraigada, la del amor paterno, la necesidad de dar protección. 

Hasta aquí los personajes femeninos que tienen más de dos líneas de diálogo. Me hace mucha gracia, porque la policía y la CIA tienen relevancia y todos son hombres, todos. 

Luego hay dos personajes que tienen dos frases y hacen el mismo papel, papel simbólico con el que se creen que están fomentando el rol femenino en posiciones de poder, pero, insisto, solo con eso es como no hacer nada.
Los personajes de Jessica Lowndes y Fiona Vroom.

Estas mujeres son las jefas, una es el alma suprema y otra es la que dirige el grupo de la CIA. Pero las pongo juntas porque solo tienen dos frases, y su papel es el puto mismo: ser desagradables y crear problemas innecesarios. Como si fuera la única herramienta femenina para mostrar fortaleza. Este tipo de personajes lo hacían antes hombres mayores blancos que se negaban a los cambios que estaban teniendo lugar a su alrededor, y entonces ponían trabas al personaje principal; vamos, que sirven a la trama. Ahora veo que estos roles lo interpretan mujeres, mujeres ademas de unos treinta y siempre impecables, perfectas y atractivas. Es el mismo personaje de la jefa de Westworld. Un nuevo estereotipo, que deben creerse que sirve para que estemos contentas, porque son mujeres que mandan o algo, pero vamos, que con una línea de diálogo y sirviendo a la trama... como si pones un calcetín. 

Con esto, y con el giro que tienen todos los personajes hacia el drama, no creo que continúe esta serie. Porque Dirk Gently es una locura, es divertida, es absurda, pero le falta consciencia. Parece que han querido hacer todo, una serie loca y divertida, y luego darle una profundidad (que no es tal) a los personajes, y le quita toda la gracia, chavales. Por eso Utopía es tan buena, porque es consciente, esto... no. 

¡Juzga por ti mismo!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2014 No me gustan los números