25 de septiembre de 2014

Crítica: El corredor del laberinto, de Wes Ball.


La adaptación de El corredor del laberinto de James Dashner es eso, una adaptación. Cortamos por aquí, exponemos por allá, movemos la cámara y le damos una pistola a Gally.

Fui a ver la película por curiosidad —admitámoslo, el laberinto es atractivo— pero con mucho escepticismo. Porque el libro no me gustó nada, como bien expuse en la reseña, a la que me respondieron con mucha indignación y la frase lapidaria, y cito textualmente: «Es un libro maravilloso que todo el mundo debería leer». Gracias. Has dado pie a muchas bromas y chistes que después de siete meses nos siguen acompañando. Que me extiendo, no iba ilusionada, esperaba ver más de lo mismo. Personajes supuestamente listos, con diálogos planos y estúpidos. Y a los laceradores, eso sí quería verlos. Pero la película… como todas las adaptaciones se ha comido cosas que en el libro eran innecesarias y se ha tomado ciertas libertades que le dan aún más incoherencia a la historia ya de por sí floja.

Estamos todos de acuerdo que en el libro ocurre todo deprisa, el misterio te hace devorar páginas, los capítulos cortos también… En la película ocurre todo más deprisa todavía. Partamos, además, de que es una película corta, apenas hora y media. 


No todo está mal adaptado. El protagonista, Thomas (Dylan O’Brien), está perfectamente reflejado. Fui con amigos que no se habían leído los libros. Y entre otras chorradas después me preguntaron si Thomas nada más llegar quería hacerse el jefe del cotarro con sus preguntitas, intentando cambiar todo. Y yo dije rotundamente sí. De hecho, en la película se hace más llevadero, no es tan petardo. Porque se comen todo lo de Teresa, que es de agradecer que enseguida se despierte.

El momento heroico es demasiado… absurdo. Recordemos que todos se han dispersado cuando Minho aparece cargando a Alby, menos Thomas, por eso corre a ayudarles a intentar salir, no corre a quedarse dentro… En fin. Ya puestos, los laceradores no me los imaginaba como arañas gigantes, demasiado gorditas. ¡Son bichos mecánicos! Se han comido las pistas de los bichitos de CRUEL, algo que tampoco entiendo. Y la cojera de Newt, algo bastante relevante para la historia, o para la
«coherencia» de su personaje.

Desde luego, el mejor es Minho, el chino lo parte, tanto en el libro como en la película. De pocas palabras, fiel y tiene que actuar cuando lo tiene que hacer.

Por supuesto, lo que menos me ha gustado es el final. ¿Llave? Joder, descubren el puto agujero negro ese, tiene más sentido que una puta llave. Pero, cuando vuelven a CRUEL, es donde más libertades se han tomado los guionistas, gratuitas, claro. Lo más absurdo, además de que el laberinto estén en la superficie y los podrían haber recogido en El Claro directamente, es la aparición de Gally. ¿Les estaba siguiendo?

SPOILER
Me parece muy poco sutil la muerte de Chuck. En el libro no te lo esperas. Pero en la película hay un montón de pistas narrativas. Porque es con el único que se implica personal y sentimentalmente Thomas, estaba claro que iba a morir y la gente se lo esperaba, fulminando el factor sorpresa con muy poco arte.
FIN DEL SPOILER

Las escenas de acción me han puesto de los nervios. Porque el director ha optado por el recurso fácil, de videoclip, de emborronar la imagen. Hasta que escapan de las garras. No lo entiendo, cúrrate las coreografías, tienes recursos para efectos especiales… ¡Son horribles!

En definitiva, como película suelta puede estar entretenida, deja a la gente con ganas de saber más. Como adaptación deja mucho que desear. Seguimos teniendo una buena idea argumental muy mal ejecutada.

¡Juzga por ti mismo!

5 comentarios:

  1. No termino de entender que digas que "como adaptación del libro deja mucho que desear" cuando el libro no te gustó nada ¿cómo hubiera sido para ti una buena adaptación? Ahora ya en serio: creo que -como bien dices- el libro es excesivamente lineal, en algunos momentos se hace pesado... por contrario, la película es más entretenida, que ya es algo! Aunque excesivamente predecible, no deja de ser un producto de entretenimiento... vaya, que no me esperaba ver 2001 ¿o alguien sí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que nadie se esperaba ver la película del siglo. Mi afirmación de que "deja mucho que desear" es referente a que, como la mayoría de adaptaciones, no es nada fiel al libro (aunque esto para mi gusto sea mejor), han cambiado varias cosas a placer, sin una aparente justificación.

      Eliminar
    2. Supongo que nadie se esperaba ver la película del siglo. Mi afirmación de que "deja mucho que desear" es referente a que, como la mayoría de adaptaciones, no es nada fiel al libro (aunque esto para mi gusto sea mejor), han cambiado varias cosas a placer, sin una aparente justificación.

      Eliminar
  2. Esta película no tiene un fin, al igual que divergente.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Coincido contigo en varios aspectos, como por ejemplo en que todo ocurre demasiado deprisa en la película. La vi con mis hermanos (yo habiendo ya leído el libro) y entendía que no parasen de preguntarme 'por qué esto' o 'por qué lo otro'. Minho el mejor, sin duda. El actor me ha encantado y tiene sus momentos divertidos en la película.

    Me quedo por tu blog, me ha gustado mucho cómo has hecho la reseña ^^ Te invito a pasar por mi blog si te apetece n.n

    Besos gatunos!

    ResponderEliminar

Copyright © 2014 No me gustan los números